Los niños que estudian música son mejores en matemáticas e inglés

Los niños que estudian música son mejores en matemáticas e inglés

No hay nada que me haga más ilusión que un niño que empieza a tocar un instrumento musical.

No puedo evitar rememorar (y eso que era muy pequeña y no me acuerdo muy bien) cuando yo empezaba con el violín y el piano. Reconozco que mi andadura con estos instrumentos ha tenido sus luces y sus sombras, porque ponerse a practicar a veces se hacía un poco cuesta arriba. Sin embargo, sabiendo lo beneficioso que iba a ser para mí, mis padres me animaban a seguir con ello. Y, según un estudio reciente, parece que tenían razón (como siempre): los niños que estudian música sacan mejores notas en asignaturas como las matemáticas, el inglés y las ciencias.

Que estudiar música tiene muchos beneficios para los niños ya lo sabíamos, sin embargo, este nuevo estudio viene a reforzar nuestras convicciones. ‘A Population-Level Analysis of Associations Between School Music Participation and Academic Achievement’ (Martin Guhn, Scott D. Emerson, and Peter Gouzouasis de University of British Columbia) es un estudio publicado en el Journal of Educational Piscology y que viene a explicar cómo el estudio musical favorece la mejora en algunas asignaturas escolares.

Tras analizar los resultados de los niños que empezaron el colegio entre el año 2000 y el 2003 en la provincia canadiense de la Columbia Británica, llegaron a la conclusión de que aquellos que dedicaban parte de su tiempo a estudiar música sacaban mejores notas en los exámenes de matemáticas, ciencias e inglés en los cursos superiores.

Y lo que es aún más sorprendente: ‘De media, los niños que aprenden a tocar un instrumento durante varios años y que ahora tocan en la banda u orquesta del instituto (lo que muestra su dedicación a la música) se encuentran en el equivalente de un año académico superior que sus compañeros en lo que se refiere a sus habilidades con el inglés, matemáticas y ciencias, como han mostrado sus exámenes’.

Si bien seguramente las clases de música no encajan con todos los niños, a continuación te propongo más motivos para que, al menos, lleves a tus hijos a experimentar una clase de música. Desde la perspectiva de una niña que ha ido a clases de música desde su más tierna infancia, estos son algunos motivos extra para apostar por la educación musical.

  1. La música se plantea como un juego

Lejos han quedado aquellos profesores de película que dan bastonazos a sus alumnos cada vez que desafinan una nota. Hoy en día existe una gran variedad de métodos de educación musical con los que se busca presentar la música como un auténtico juego a los niños. De esta forma, te puedo asegurar que los pequeños se lo pasan en grande en las clases, que se convierten en una sala de juegos.

  1. Estimular la creatividad de los niños

Me gusta plantear las clases de música como un lugar de reunión en el que se estimula la creatividad y la sensibilidad de los niños. Ya sea a través de la voz o de un instrumento, los niños aprenden un nuevo lenguaje repleto de emociones que te pueden llevar donde tú quieras.

  1. Aprendes una vocación

¿Y si en clase de música tus hijos descubrieran una vocación de por vida?

  1. Se fomenta el esfuerzo… ¡y la paciencia!

La educación musical es, sin duda, un alegato a la cultura del esfuerzo. Cuando algo no te sale, tienes que practicarlo una y otra vez con paciencia hasta que te salga

  1. Aprendes a lidiar con adultos que no te gustan

Me encantaría decir que todos los profesores de música que he tenido han sido encantadores y han cambiado mi vida. Pero, desgraciadamente, no ha sido ni mucho menos así (aunque algunos de ellos sí). Por eso, en estas clases los niños también aprenden a lidiar con personas que se encuentran y que, por algún motivo, no les cae bien. Y esta habilidad es del todo ventajosa para su futuro. ¿O acaso a ti siempre te han caído bien todos los compañeros que han pasado por tu lado en la oficina?

  1. Es una oportunidad para hacer nuevos amigos

Los expertos aseguran que los niños deben tener varios grupos de amigos de diferentes entornos. Contamos con que nuestro pequeño ya tiene a los amigos del colegio y, al ir a clase musical, también tendrá los amiguitos de música. Y estos amigos, además, son amigos con intereses en común lo que, sin duda, reforzará su amistad.

A pesar de todas los beneficios que el estudio de la música puede tener para los niños, no debemos obligarles a que vayan a clase si no quieren. En el momento en el que deja de ser una alegría para convertirse en una obligación, no hay lugar para el disfrute.

Y dicho esto… ¡viva la música!

Recuperado
https://www.sermamaweb.com/2019/03/25/castigar-ninos-disminuye-coeficiente-intelectual/?fbclid=IwAR1Pzz6I5ZaD8jTMBMvvRs1ISZjKcMydd-sjcI8PE1YWQCrq5aI2rzXl05U

Share

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *